jueves, 19 de mayo de 2011

Construyamos bien

El movimiento 15m es un movimiento ciudadano, que por primera vez en mucho tiempo ha movilizado a la gente sin convocatoria de sindicatos o partidos políticos (lo cual, en si mismo, ya es una excelente noticia, pues crea un precedente y sabemos que somos capaces de hacerlo). Surge del hastío de la política en general, y de la voluntad de cambio frente a las injusticias que ha habido siempre pero que se han acentuado con la crisis.

Además, no es sólo de protesta, sino constructivo, mediante la creación de grupos de trabajo en las acampadas que se están realizando a lo largo y ancho del territorio. Pero no nos precipitemos: construyamos bien. Cuando se traza un plan de acción siempre debemos preguntarnos:

1. ¿Dónde estamos?
2. ¿Dónde queremos ir?

Y después ya veremos cómo, y qué políticas concretas deben aplicarse.

En la acampada realizada en Lleida, una precipitada organización propició empezar a hablar directamente de propuestas en distintos ámbitos (educación, sanidad, economía, etcétera), lo cual es ciertamente ineficaz teniendo en cuenta que:

1. Primero hay que dibujar un horizonte (dónde queremos ir), porque las propuestas que se debaten pueden no tener sentido en un nuevo paradigma. Imaginaos, por ejemplo, que en el nuevo paradigma no existe el dinero. Muchos conceptos que manejamos para el capitalismo no tendrían sentido. ¿Escuela pública o privada? ¿gravar las transacciones financieras? ¡Debates del pasado!

2. Parece que se esté realizando la misma actividad que en un partido político. Y eso no es necesariamente malo, pero seguro que todo el mundo habrá dicho, en algún momento de su vida: "todos los partidos son iguales". Todos son iguales, porque tienen propuestas muy bonitas (tanto como las que se propusieron ayer, o más) pero que al llegar al gobierno no se cumplen. ¿Por qué? Eso lo sabemos todos: quien manda, es el Capital. Todas estas propuestas caen en saco roto si no nos planteamos dibujar un nuevo modelo (ver punto 1).



Llegado a este punto, pensarás: lo de dibujar nuevos horizontes ¡es muy flipado! Bien...tienes razón. Quizás podemos plantear horizontes intermedios: para empezar, que la política recupere su papel, y que sea capaz de regular el mercado. ¡Eso es lo que deberíamos discutir!

Además, el movimiento se está extendiendo en todo el mundo. El capitalismo que nos perjudica actúa a escala global. Ahora nosotros también, unamos esfuerzos, unamos reivindicaciones, unamos propuestas, y venceremos.

3 comentarios:

Shack dijo...

Me falta el checkbox "me gusta" ;)

La verdad, hasta que la situación no se ha visto realmente cruda, la gente continuaba aletargada, por fin se han despertado!

Unidos haremos mucho mas que por nuestra cuenta.

jordi dijo...

molt bon post Eric! Enhorabona!

Maitusca dijo...

Sí, Eric, el verdad que hay que construir bien, pero también es verdad que no es fácil sobre todo cuando lo que te mueve es el desencanto y la indignación de la incerteza de un "futuro", cuando tampoco se tienen modelos, espejos "serios" en los que mirarse. Hay discursos políticos para todos los gustos y creo que es fácil aprenderse cuatro conceptos y gritarlos, pero son nuestros corazones los que gritan? O es una versión más de lo mismo. Nos replanteamos las cosas, la vida, desde la esencia de la persona? Y que conste que admiro esos movimentos y ojalá lleven a más movimiento y empiece a oírse la voz del pueblo